logo

logo

martes, 14 de agosto de 2012

 
VIVIR EL CIELO EN LA TIERRA
El Cielo que todos anhelamos no esta fuera, sino dentro de nosotros, siempre ha estado ahí y allí permanecerá hasta que nosotros mismos, sólo nosotros, nos sintamos Uno con todo lo creado, con lo que está arriba y lo que está abajo, con lo que está dentro y está fuera. El punto dónde abajo y arriba, dentro y fuera se encuentran, es el punto donde se da el verdadero reencuentro.

No puedo vivir mi Cielo si no acepto mi Tierra, ambos, juntos, Cielo y Tierra conforman mi Unidad. Negar uno anula al otro. Luz y oscuridad, sol y luna, hombre y mujer, padre y madre... la no aceptación, la negación, la resistencia a una de ellas es lo que nos provoca el dolor, la inestabilidad, el miedo y la frustración.

Todo lo que estamos buscando, está dentro de nosotros, incluso hasta lo que no deseamos. La resistencia y el miedo nos bloquean; el pasado no aceptado, no comprendido, se convierte en una gran carga que ralentiza nuestros pasos.

Es necesario que dirijamos la mirada a nuestro interior, que salvemos ese miedo ilusorio  que nos separa de lo que es auténtico , que admitamos  la polaridad, la dualidad como ese trampolin que nos impulsa y ayuda a tomar conciencia de que nada es mejor  o peor, sino lo apropiado en cada instante  y así  crecer como ser humano y conectar con nuestra alma.

Y ésta es una tarea que solo nos corresponde a nosotros. Pueden orientarnos, acompañarnos durante una parte del camino, pero solo de uno mismo, de nuestra voluntad, de nuestro empeño, de nuestros pensamientos y actos, de nuestras elecciones, depende el resultado de esta gran aventura que es nuestra vida.

Despertemos la Conciencia, retiremos  el velo de Isis para que nuestra Luz se manifieste. Vivamos el aquí y ahora  con todos nuestros sentidos, desde nuestra verdadera naturaleza,  desde la Unidad, dejándonos guiar por nuestra intuición, por la voz del corazón.


NO hay cadenas, SOMOS libres para crear nuestra realidad. AMA tu Cielo, AMA tu Tierra. ACEPTA el compromiso de SER FELIZ, de SER TU MISMO.






jueves, 10 de mayo de 2012

LA VERDAD QUE ESPERA

“Hoy siento que la verdad está en el ser humano, aunque no lo recordemos. Da igual que busquemos esa verdad a través de la quirología, la astrología, el tarot, el psicoanálisis, etc. No importa el método, lo que importa es la intención de búsqueda y estar alerta”.
Estas son palabras, pensamientos, de Juana Marín, Maestra y compañera de esta disciplina que es mi vida, la Quirologia, y gran amiga. Palabras que resuenan fuertemente en mi recuerdo  cuando me encuentro en las encrucijadas que la vida me pone o en esos momentos de oscuridad en los que mi alma siente miedo o desesperanza. Palabras que  hacen vibrar mi corazón dándome de nuevo el impulso para continuar el camino de reencuentro conmigo  misma,  con mi verdad.
Una verdad que me muestra mi verdadera identidad, aquella que verdaderamente es y no la que por otros he podido disfrazar para recibir afecto o reconocimiento, la que en ocasiones no me atrevo a mostrar porque me provoca a amar y el amor me hace vulnerable, porque me incita a tirarme al vacio con la única sujeción de la fe… una verdad que me ofrece la libertad, la plenitud, la comunión conmigo misma y con todo lo creado, lo que vemos y no vemos. Una verdad que me ayuda a tomar conciencia de todo lo que configura ese anclaje que no me permite volar y vivir libremente y que no me deja estirar la mano para coger lo que es mío, la felicidad, derecho inherente de todo ser humano.
Cuando la rozamos aunque sólo sea por un instante enciende en nosotros  esa llama interna que hasta ese momento había estado apagada,  susurrándote al oído, a tu corazón, esperando pacientemente. Ese instante  se mantiene firme en el recuerdo pues deja en  ti una huella que marca un antes y un después en tu existencia.
Una lectura de manos encendió en mi esa llama, a partir de ahí la Quirología fue el método, el camino que me guió y aún me guía en esa búsqueda y reencuentro con mi verdad, a él se unieron a lo largo de mi experiencia y vivencia otras técnicas, disciplinas que también me ayudaron y ayudan.
Esa llama,  fuego, calor interno, tiene que cuidarse, mantenerse vivo dentro de ti alimentándolo con  la fe, la gratitud, el amor, con tu actitud, con actos que sean consecuentes con lo que sientes y piensas…  
No importa el método, SI la intención de búsqueda, el compromiso y la entrega, el estar alerta,  porque todo lo que tú Verdad presenta delante de ti  te da la oportunidad de acercarte más a Ella. Tú eliges, tú decides, sólo de ti depende no de otros.


sábado, 7 de abril de 2012

La Quirología, compañera de viaje, compañera de vida.




La Quirología entró en mi vida con una lectura de manos que me realizó
Juana Marín, mi maestra y amiga. Aún hoy, después de 25 años, recuerdo aquella vivencia como una de las más especiales e importantes de mi vida, aquella lectura marcó un antes y un después en mi vida.

Mis manos me ayudaron a comprender lo inmensamente grandes y pequeños que al mismo tiempo somos. La belleza y grandeza que guardamos en nuestro interior.


Nos dan las claves, el impulso que necesitamos para salir de esa gran oscuridad que nos provoca el miedo, la inseguridad, la necesidad de sentirnos amados, la competitividad, el deseo de agradar a los demás porque así a cambio recibimos su aceptación...


Solo uno mismo es el dueño de su destino, cada decisión que tomamos es importante pues nos puede acercar o alejar de aquel que es nuestro camino. Para mí la casualidad no existe, toda acción tiene un efecto y si mis actos son consecuentes con lo que verdaderamente pienso y siento, el efecto ha de ser positivo y beneficioso.


Las manos me han enseñado que el amor es el ingrediente primordial y necesario para que nuestra vida sea armoniosa y ese amor ha de empezar por uno mismo, amarnos, cuidarnos, perdonarnos... de esa manera conoceremos en nuestra propia piel qué es el amor y así podremos transmitirlo y ofrecerlo a los demás, dicen que la mayor enseñanza se da con el ejemplo.


El pasado se ha convertido en un aliado del que aprender. El me ayuda a comprender el por qué y el para qué de esas vivencias o experiencias que quizás en mi momento, hoy, aún podrían estar influenciando en mis actos, en mis pensamientos, en mi sentimientos. Con su comprensión y aceptación puedo modificar actitudes o tendencias que no me ayudan a alcanzar mis objetivos, que no me permiten sentir ese estado de plenitud y felicidad que todos nos merecemos. El aquí y el ahora es el momento en el que podemos comenzar a construir el futuro que tanto deseamos .


A través de las manos nos reencontramos con nosotros mismos en esencia, desde allí el miedo desaparece y nos sentimos creadores, capaces de alcanzar todo lo que nos propongamos.


La Verdad está en cada uno de nosotros, no importa el método que escojamos para conocerla, para conocernos (Quirologia, Tarot, Astrologia, Psicoanalisis...) lo importante es la intención de búsqueda, ella es la que nos llevará al reeencuentro con nuestra verdadera Identidad, La que nos hace iguales, semejantes.

jueves, 20 de octubre de 2011

Nuestras manos, una guía de autoconocimiento y reeencuentro con nuestra Esencia Divina

Tus manos te hacen único, irrepetible.

En su forma, líneas y signos están las claves para descubrir tu verdadera identidad, conocer, desarrollar y aplicar todo el potencial ilimitado e infinito que posees. Todo cuanto necesitas para hacer de tu vida ese paraiso que sueñas y anhelas está escrito en tus manos.

Seguir el camino del corazón, aquél que te dirige hacia el reencuentro con tu verdadera Esencia, lleva consigo necesariamente una toma de conciencia de quién eres en realidad y de todo aquello que en el aquí y ahora te impide o te puede impulsar a expresarte en cualquier faceta de tu vida: familia, amigos, pareja, trabajo, relaciones, etc.

Este camino está trazado en las palmas de tus manos para guiarte y orientarte en la comprensión del por qué y para qué de lo que has vivido, para ayudarte a modificar actitudes que te alejan de tu verdadero sentir, a desterrar de tu vida miedos e inseguridades que no te permiten crecer y creer en ti mismo, para hacer que tus relaciones sean más armoniosas y verdaderas... para que no olvides que tu VIDA es un regalo maravilloso y del que tienes que disfrutar.



martes, 18 de octubre de 2011

El Universo en la palma de tus manos

Mirad vuestras manos. ¿Verdad que vuestra mano izquierda es diferente a la derecha?, su tamaño, su forma, las líneas y signos en ellas marcadas... y si miráis las manos de las personas que tenéis cerca, comprobareis que también  son diferentes entre ellas, e incluso distintas de las vuestras. Esta diferencia es la que nos hace únicos, irrepetibles.
La Quirologia es la disciplina que desde milenios estudia, desde la observación y comprobación, el significado de las líneas y signos que marcan nuestras manos. Fueron muchos los hombres de ciencia y buscadores de la Verdad, los que dedicaron su tiempo a esta tarea, su experiencia y estudio está recogido en muchos libros y se ha ido transmitiendo a lo largo de los tiempos.
La lectura e interpretación de líneas y signos, nos va describiendo, como si de un libro se tratara, nuestra historia ya escrita y aquello que puede acontecer, desvelándonos incluso hasta lo que está más oculto, olvidado en nuestro inconsciente. Están ahí, en la palma de nuestras manos para recordarnos el camino de regreso, el reencuentro con nuestra esencia divina, nuestra verdadera identidad.
Mano izquierda y mano derecha representan la unidad del individuo, como ser humano y como ser de luz. La energía yin y la energía yang, diferentes pero complementarias y que en equilibrio se convierten en la gran fuerza que nos dirige con armonía por el camino que nos lleva de regreso a la "Madre Fuente", camino de aprendizaje y autoconocimiento, camino que ya elegimos marcado en nuestras manos por la línea del destino.  
La mano izquierda representa nuestra parte yin, femenina, pasiva, receptiva, intuitiva. En ella encontramos la herencia genética materna y es  donde se registra todo nuestro pasado, esas vivencias que nos han dejado huella desde el nacimiento hasta nuestro momento actual y que en nuestro presente aún nos están influyendo, unas  positivamente  y otras limitando la verdadera   expresión de nuestra  naturaleza, de nuestro Ser. También  en ella encontramos   la recopilación de nuestras anteriores encarnaciones. Nos hablan de cómo somos realmente, de cuáles son nuestras cualidades, el potencial con el que nacemos, las  herramientas que vamos a necesitar y que  nos ayudarán en nuestro camino y del  cometido que elegimos para nosotros en la actual encarnación. Es la mano de pedir, de recoger y de recogernos en nosotros mismos. Es el YO SOY.
La mano derecha es nuestra parte yang, masculina, activa, lógica, analítica. Contiene nuestra herencia paterna. Son nuestra proyección.  Es la mano de dar y darse. En ella comprobamos si estamos utilizando todo el potencial que  nos muestra la mano izquierda. Es la mano del futuro a todos los niveles, un futuro del que nosotros somos dueños, los diseñadores.  Un futuro en el que el destino pone en nuestro camino experiencias o vivencias con el único fin de enseñarnos y ayudarnos a crecer, a evolucionar pero que nos da la libertad de elegir, la capacidad de ejercer el libre albedrio. Un futuro que podemos cambiar si tomamos conciencia de las capacidades o condiciones con las que hemos venido y aprendemos como utilizarlas para ser más felices.
     En las dos manos vemos el presente, el aquí-ahora, momento en el que podemos comprender lo que somos y ponernos a trabajar para aplicarlo.
Nuestro sistema nervioso transmite ondas e impulsos a la sangre y esta dibuja en nuestras manos todo aquello que es importante para nosotros. Si miramos atentamente con los ojos limpios de prejuicios y miedos  podemos describir con todo detalle lugares, personas, situaciones vividas o futuras. Nuestras manos hacen llegar a nuestro cerebro las sensaciones corporales y las emociones que éstas provocan almacenándolas en él y por otro lado el cerebro transmite a nuestras manos todas las vivencias y proyectos dejándolos plasmados en ellas.
     Todos, cada uno de nosotros tenemos un potencial ilimitado, infinito  y la lectura de nuestras manos nos ayuda y orienta para descubrirlo y aplicarlo.